Luis Varela

SABER INVERTIR

Edición en línea del viernes 5 de enero de 2018

SOLO EL 8% DE LOS AUTOS QUE SE VENDEN EN EL PAÍS SON AUTÉNTICAMENTE ARGENTINOS

 

Autos: un gran año que se convirtió en una oportunidad perdida

Escribe LUIS VARELA
luisalbertovarela@hotmail.com

 

Con una foto que nos golpea de frente en la cara, aplastándonos la nariz como si fuéramos un mono idiota, la plaza automotriz argentina nos acaba de entregar una radiografía que muestra con toda claridad cuál es la razón estructural que nos sigue manteniendo como un país estancado, con una gran cantidad de población pobre y con enormes complicaciones para llegar al desarrollo.

Durante 2017, por necesidad de renovación de vehículos, los argentinos compraron una enorme cantidad de autos 0 Km, la segunda cantidad anual mayor de toda nuestra historia. Semejante venta de vehículos debería haber puesto al rojo vivo a las fábricas locales, con enorme demanda de unidades completas, de autopiezas, de horas hombre, generando trabajo, riqueza, evolución...

 


Sin embargo, por cada 100 autos nuevos vendidos, 70,7 unidades fueron fabricadas en el exterior y apenas 29,3 fueron armadas en el país. Pero lo peor del caso es que apenas el 27% de los autos armados en el país se arma con partes nacionales. Lo cual determina que por cada 100 vehículos 0 Km despachados el año pasado en la Argentina, apenas el 8% fueron auténticamente nacionales. ¿Qué significa esto? Los argentinos, con la segunda mayor compra anual de nuestra historia, le dimos trabajo a los trabajadores brasileños, alemanes, franceses, norteamericanos: por lo que dejamos escapar millones de dólares fuera de nuestras fronteras y, lo que es peor, perdimos de desarrollar una montaña de horas hombre, cuyo beneficio intelectual, laboral, y económico pudo haber quedado en las familias argentinas.

 


Durante la denominada "década ganada" por el kirchnerismo, la industria automotriz local fue subiendo su participación desde el 36 hasta el 46%, con la venta de importados retrocediendo desde el 64 hasta el 54%. Pero con dos años de Cambiemos (buena parte de la fortuna de la familia Macri se originó en la industria automotriz) la tendencia fue completamente contraria: la participación de la industria nacional cayó del 46 al 29% y la penetración de importados saltó del 54 al 71%, con una de las mayores mordidas de la historia.

 


¿Cuál es el factor principal que generó esta enorme oportunidad perdida? ¿Por qué se venden tantos autos importados y tan pocos autos nacionales?

 

Informe exclusivo para suscriptores

 

solicite la suscripción hasta julio o pida información sobre oferta especial

 

saberinvertir@gmail.com

 

Pulse      para volver a la pagina principal