Luis Varela

SABER INVERTIR

Edición en línea del Domingo 22 de noviembre de 2020

 

 

POR LIQUIDEZ SIN FIN, HAY VALORES QUE ESTÁN VOLANDO: LA VACUNA Y LA INFLACIÓN OBLIGARÁN UNA SUBA DE TASAS Y TODO CAMBIARÁ

 

Inversiones al borde de un cambio de época

Escribe LUÍS VARELA
luisalbertovarela@hotmail.com

En 1968, cuando el inmortal John Lennon estaba componiendo "Glass onion" (Cebolla de vidrio), donde se mofaba de los fans que creían encontrar mensajes ocultos en sus canciones, el genial director de cine Stanley Kubrick ("Ojos bien cerrados"), lanzaba al vuelo su obra cumbre "2001, odisea en el espacio".

Para 1968, el 2001 era un futuro remoto y con su gran película Kubrick imaginó que el primer año del siglo 21 encontraría al hombre viajando hacia Júpiter, tras la búsqueda de un objeto misterioso, en una nave con dos tripulantes despiertos y tres científicos hibernando. Hoy, 19 años después de 2001, sabemos que eso no ocurrió, ni por lejos.

Para los argentinos el 2001 sí tuvo un despegue, pero no a Júpiter: despegó el helicóptero que sacó al mediocre y triste Fernando de la Rúa del techo de la Casa Rosada, unos meses después de que su vicepresidente Chacho Álvarez renunciara, en vez de mandar una carta diciendo que "los funcionarios no funcionaban".

El lector de Saber Invertir se preguntará a esta altura del texto qué tiene que ver Lennon, Kubrick, De la Rúa y Álvarez con el mundo de las inversiones. Y la conexión no es antojadiza: en 1968 Kubrick quiso adivinar el futuro y se equivocó, fue de otro modo. Y ahora, con grandes chances de que también nos equivoquemos, para intentar adivinar el rumbo que tendrán las inversiones también tenemos que tratar de imaginar qué puede pasar en los próximos meses.

Sin lugar a dudas, estamos para el mundo de los negocios en un verdadero un punto de inflexión, con tres grandes elementos que pueden fijar un cambio de época:

1) Por un lado, China, Japón, Corea del Sur, Australia, Nueva Zelanda, Indonesia, Tailandia, Singapur, Malasia, Filipinas, Vietnam, Myanmar, Camboya, Laos y Brunei acaban de firmar el mayor acuerdo de libre comercio de este momento, en un convenio que contiene al 28% del comercio mundial, con 2.200 millones de personas, concentra cerca de un tercio de la población del mundo. Dejando de lado a Europa, la India y Estados Unidos.

2) Dentro de dos meses Joe Biden reemplazará en la Presidencia de EE.UU. a un Donald Trump que terminó rompiendo los acuerdos comerciales con los grandes bloques del mundo, poniendo barreras, no solo con los chinos sino también con los europeos, cuando el libre flujo de mercaderías dejó de convenirle a los norteamericanos.

3) Las benditas vacunas contra el covid-19 están por llegar, en un momento ciertamente crucial. El rebrote está haciendo otra vez estragos en Europa y EE.UU.. Y para la Argentina el virus se ha vuelto extremadamente virulento: los contagiados ya llegan a 1,37 millones de personas, con 36.900 muertos. En fallecidos por millón de habitantes subimos al sexto puesto entre 180 países. Somos el noveno país del mundo con más fallecidos (el 2,7% del 1,39 millón de muertos en un año) y alcanzamos el 8,6% de los muertos de América latina, detrás del 39,5% que tiene Brasil y el 23,6% que tiene México.

La foto actual es esa: China busca convertirse en el campeón del libre comercio actual, Estados Unidos se debate en una crisis decadente y el virus que iba a terminar con la humanidad mató en un año a menos del 0,02% de los habitantes del planeta pero provocó una parálisis global económica que multiplicó la caída de empresas y empleos en todas las latitudes.

Y ahora, con China comerciando, Biden entrando en juego y el virus enfrentando a la vacuna, las inversiones entrarán en otra fase. Y, frente a eso, el que acierte podrá no solo mantener su nivel de vida, sino probablemente lograr grandes ganancias. Mientras que el que se equivoque podrá sumergirse en más retroceso, más desempleo y más pobreza.

Y en estos momentos de internet, redes sociales, fake news y noticias ciertas que corren con la velocidad de un rayo, los inversores se mueven como manada, provocando altísima volatilidad y movimientos extremos en muchas inversiones. Solo por citar un caso a modo de ejemplo podemos tomar la evolución de Tesla, una empresa liderada por Elon Musk, el innovador de esta época, que fabrica desde su cede en California esencialmente autos con propulsión eléctrica. La acción de Tesla se mantuvo inmóvil en la zona de los 45 dólares entre 2014 y 2019. A fines de agosto pasado rozó los 500 dólares, luego en pocos días se desplomó hasta 330 dólares y ahora se acaba de encumbrar otra vez hasta 490 dólares, dándole a la empresa un valor que supera a gigantes como Volkswagen, Ford o General Motors.

Para seguir sostenida en la cumbre de su burbuja, Tesla hace anuncios innovadores casi a diario. Y comenzará a cotizar en el índice S&P500 de la Bolsa de Nueva York dentro de un mes. Sigue usando todos los canales posibles para seducir a inversores ambiciosos, que se quieren subir a un éxito, probablemente en un tren que ya hizo gran parte de su recorrido, y que puede trepar más, pero a riesgo de que su gran movimiento se trate de un pique corto, que puede dejarla sin aire.

Otro ejemplo que se puede tomar como una buena muestra es lo sucedido con las onzas de oro y plata. Debido a la inseguridad mundial, al covid-19 y a la emisión sin fin de dólares, euros, yenes, yuanes y libras, los metales preciosos se pusieron de moda en los últimos tiempos. Con esta crisis, Tesla multiplicó su valor por 11 veces. Y la onza de oro, que valía 250 dólares en el año 2001 de Kubrick, superó los 1.800 dólares en 2011, luego cayó a 1.100 dólares en 2015, trepó hasta 2.068 dólares hace 90 días en un claro overshooting (movimiento de masas con puerta 12 al final) y hoy flota en la zona de los 1.870 dólares. Y la onza de plata recorrió algo parecido: valía 4 dólares en el 2000, 49 dólares en 2011, 13 dólares en 2015, 29 dólares hace 90 días, luego cayó a 22 dólares y hoy está en la zona de los 24 dólares.

Todas estas oscilaciones, que provocan grandes ganancias y pérdidas, están muy atadas al susto que tienen los inversores y a la gigantesca emisión de dinero mundial. Por solo citar un ejemplo, la Reserva Federal de EE.UU. (Banco Central de ese país) emitió por un equivalente a 9,5 Planes Marshall, que fue la ayuda que le dio Estados Unidos a Europa después de la Segunda Guerra Mundial para que pudiera seguir consumiendo, fundamentalmente productos fabricados en el propio Estados Unidos.

Otro de los ejemplos clásicos de todo este movimiento es lo que está ocurriendo con las criptomonedas, donde sobresale el Bitcoin, su exponente más conocido, pero están ocurriendo cimbronazos todavía más extremos con el Litecoin y el Iota. El bitcoin valía menos de un dólar hace unos años, tocó los 20.000 dólares durante cuatro ruedas de fines de 2017, desde ahí se desplomó a 3.500 dólares, esta semana arañó los 19.000 dólares y en sus últimos valores retrocedió hasta 17.844 dólares.

¿Qué está pasando? En paralelo, en exclusivo informe para los suscriptores que nos apoyan entregamos un detalle de todo el último movimiento. Pero esencialmente estamos viendo una movida nueva: tanto el dólar (primero) como también el euro (segundo) y seguramente lo seguirán el yen, la libra y el yuan, se están encontrando con que la súper emisión está empezando a generar un pico de inflación. En la última semana hubo subas del 7 al 40% en los valores clave (ver informe para suscriptores). En un claro overshooting, todos ven la inflación en ciernes, se quieren sacar el efectivo de encima y compran lo que sea, haciendo que los valores tomen precios exagerados, que tienen chances de no ser sostenidos.

Por supuesto, la situación de la Argentina es un claro caso aparte. Con un Gobierno contradictorio, en el que el ministro de Economía seduce a los inversores, tenemos un Presidente que avisa que "los humildes no pagarán los costos de este ajuste, sino los acreedores". Y por la puerta trasera ajusta las jubilaciones y con una sonrisa les promete un aumento del 5% en diciembre, que será neutro, porque la inflación estará cerca de esa zona. Y el jefe de Gobierno de la Ciudad, al que le acaban de quitar fondos, tampoco recorta el gasto: da menos servicios y sube impuestos. El empleo privado se desploma, pero el empleo público sigue intacto. Los privados se ven "obligados" a hacer un aporte "solidario", y siguen nombrando gente en la planta de empleos públicos. Y se viene una campaña electoral donde cada dirigente de cada jurisdicción les dirá a miles de personas desesperadas que cobran limosnas: "si pierdo, no se si voy a poder seguir ayudándote"....

En el mundo, en este momento de rebrote y contagios, con ciudades enteras de Europa y Estados Unidos volviendo a encerrarse en cuarentenas desesperadas, todos están en sus ventanas esperando las vacunas, que no llegan. Y la parálisis que ocasiona eso en las economías hace que los Bancos Centrales (FED, BCE, BOJ, BOE y BOC) sigan repartiendo fondos a tasa casi 0%. Pero atención, ni bien lleguen las vacunas, por la inflación creciente, esos emisores de dinero se darán vuelta como una taba, y de tasas del 0% empezarán a subir el costo del dinero. ¿Hasta qué nivel? Hasta donde sea necesario, para que la inflación, el peor mal de las economías, vuelva a estar bajo control. ¿Cuál puede ser ese nivel? En 1981 la FED puso su tasa en el 15,8% anual y con eso apagó el incendio.

¿Qué pasará con el oro, la plata o el bitcoin, que no pagan renta financiera, cuando los bonos de los Estados empiecen a pagar más tasa? Seguramente habrá muchos inversores que desensillen, hagan el movimiento contrario, y quienes compren en valores absurdos quedarán colgados del pincel. ¿Cuánto puede tardar eso? ¿Cuál es el timing que deben desarrollar los inversores para salir de este evento lo mejor parados posible? Los principales expertos hacen sus cálculos, y las que siguen son las estrategias que se están planteando:

Pida en su email el PANORAMA FINANCIERO SEMANAL completo

saberinvertir@gmail.com

QUÉ PUEDE PASAR CON EL DÓLAR AFUERA:

PERSPECTIVA PARA EL DÓLAR EN LA ARGENTINA:

DIRECCIÓN DE LAS TASAS DE INTERÉS:

EL CAMINO DE LOS TÍTULOS PÚBLICOS:

HACIA DÓNDE VAN LAS ACCIONES:

PORTAFOLIOS DE INVERSIÓN RECOMENDADO: 

Pulse para volver a la pagina principal