Luis Varela

SABER INVERTIR

Edición en línea del Domingo 7 de julio de 2024

 

 

 

ARGENTINA PAGA LAS PRIMERAS AMORTIZACIONES DE LOS BONOS CANJEADOS POR GUZMÁN: QUÉ DIRECCIÓN TOMARÁN LOS DÓLARES

 

Semana crucial: ¿Volverán las oscuras golondrinas?
 

Escribe LUIS VARELA
luisalbertovarela@hotmail.com

 

La situación económica de la Argentina no es sencilla. Con una inflación que baja pero que todavía se mantiene con índices peligrosos, el consumo que no para de caer, aunque sectores claves muestran algo de luz: la industria se derrumbó 14,8% mayo 24 contra mayo 23, pero cedió apenas 0,2% mayo de este año contra abril, y la construcción mostró en mayo un tremendo desplome anual del 32,6%, pero resucitó nada menos que 6,2% mayo contra abril.

Muchos números están al filo. Desde la oficina de Presupuesto del Congreso deslizan que junio tuvo déficit fiscal y financiero, aunque desde Gobierno lanzan rumores que sería otro mes con superávit. En realidad, el Gobierno apura la reglamentación de la ley bases y de la reforma fiscal para seguir manteniendo los números en caja, sea como sea. Y para eso, desembarcó Federico Sturzenegger, el autor del DNU, de la ley bases, que ahora viene con la ley "hojarasca", una iniciativa que sacará cientos de regulaciones estatales que le complican la vida a los privados.

De alguna manera, en este momento se está dando una suerte de contramarcha respecto del quiebre que tuvo la fallida la Presidencia de Mauricio Macri, entre fines de 2017 y comienzos de 2018. En aquel momento también se desarrolló una pelea entre Sturzenegger y el equipo económico: pedía "hacer lo que hay que hacer". Macri no se animó a tanto, y eso generó una estampida de salida de los inversores, que determinó el final de Macri y la vuelta del kirchnerismo al poder.

De igual modo podríamos asimilar este instante con la diferencia que se dio en noviembre de 2005, cuando el entonces ministro de Economía Roberto Lavagna le dijo a un Néstor Kirchner con superávit gemelos "tenemos que empezar a bajar el gasto"; Kirchner dijo "eso no lo voy a hacer", Lavagna renunció, y desde ahí empezó la hecatombe imparable argentina del siglo XXI. Luego vinieron personajes como Felisa Miceli, Martín Lousteau, la guerra con el campo, Amado Boudou, Hernán Lorenzino (me quiero ir), Axel Kicillof, fin.

Esta compleja coyuntura local se da, además, con varios acontecimientos decisivos en el exterior: cambio de Gobierno en Gran Bretaña, balotaje hoy en Francia y en EE.UU. un Biden perdido que insiste con ser candidato, pero está 5 puntos abajo en las encuestas con Trump. La opinión popular mundial está rotando.

Además, llegaron datos laborales norteamericanos que demuestran que la tasa alta de la Fed está cumpliendo con su objetivo. En junio se crearon en EE.UU. 206.000 puestos de trabajo no agrícolas, una cifra más baja que el mes anterior pero superior a lo estimado. Y el desempleo norteamericano tocó su mayor nivel en casi tres años: aumentó al 4,1% por primera vez desde noviembre de 2021.

La suba del desempleo estadounidense determinó que finalmente las tasas largas bajen: se pagó 5% anual a 1 año de plazo, 4,2% anual a 5 años, 4,2%% anual a 10 años y 4,5% anual a 30 años. Todo indica que se ve venir un principio de baja de la tasa base de la Fed, y con eso los inversores globales abandonan el súper dólar. En el balance de la última semana el billete verde bajó contra casi todo: se hundió 2,3% en Brasil (algo muy bueno para la Argentina), declinó 1,3% contra la libra, 1,2% contra el euro, 0,4% en Chile, 0,3% en Japón y 0,1% contra el yen; sólo se mantuvo sin cambios contra el yuan.

Pero en la Argentina, un país que vive a contramano, esa baja del dólar no sucedió: las cotizaciones libres subieron fuerte hasta el miércoles y luego se frenaron, pero en la semana el blue saltó 4% (de 1365 a 1420 pesos), el dólar mep trepó 3,6% (de 1348 a 1397 pesos) y el contado con liquidación avanzó 3,5%, de 1350 a 1398 pesos.

Esta mini corrida se dio por varios factores: por un lado, el BCRA no acumula reservas en el mejor momento del año por el cobro de la cosecha gruesa y, por otra parte, la mínima tasa de interés de los plazos fijos espanta a los inversores de los bancos; los aguinaldos buscaron otra posición porque en el sistema financiero el poder de consumo de los pesos se hace trizas.

Pero la ola alcista de los dólares duró de manera consistente y se frenó durante jueves y viernes. ¿Qué sucedió? Este martes se pagan cupones y la primera amortización de los bonos emitidos por Martín Guzmán en el canje (corte de manga) a los inversores de agosto de 2020. El Gobierno anterior no cumplió con los contratos, obligó a los bonistas a canjear, fueron estafados. Desde ahí para la Argentina se profundizó la caída de calificación. Quedamos standalone, solos como locos malos, fuera de toda la clase.

Ahora, sin dólares en el BCRA, Milei hereda en cupones y la primera amortización del Bonar AL30 y el Global GD30 el pago de nada menos que u$s 2500 M. La mayor parte de los bonos que pagan renta está en manos privadas, una parte menos está en organismos públicos. Y los analistas creen que los privados reinvertirán lo que cobre en papeles argentinos.

Pero esa expectativa "solo falta que sea cierta", ya que hay una gran duda: el BCRA no junta reservas desde hace dos meses. Los productores agropecuarios liquidan a cuentagotas, tienen buena parte de su producción guardada en sus cajas de seguridad (los silos bolsa); son exportaciones por unos u$s 13.000 M, que en algún momento deberán ser liquidados.

Para tratar de seducir a los bonistas que cobran jugosos dólares, la secretaría de Finanzas hará el mismo día que se pagan las rentas (el miércoles 10) una licitación para colocar 4 letras a tasas de interés (Lecaps con vencimiento 16 de agosto de 2024, 13 de septiembre de 2024, 14 de octubre de 2024 y 17 de enero de 2025, que pagarán casi el doble de lo que pagan los plazos fijos) y 3 bonos atados al dólar oficial (títulos con vencimiento el 15 de diciembre de 2025, el 30 de junio de 2026 y el 30 de junio de 2027). Pero hubo una sorpresa en la convocatoria: no pusieron tasa mínima en ninguna Lecap, como venían colocando hasta ahora, un piso del 4,25% mensual.

A ciegas, mientras se prepara el Pacto de Mayo el 9 de julio, hay en danza dos rumores que pueden ser un cambio crucial:

1) Que el BCRA realice en un solo día el traspaso total de los pases a la Letra de Regulación Monetaria, para quedar con menos pasivos remunerados y tener las manos libres para inducir una suba en la tasa de interés de los plazos fijos, que ya comenzó (de hecho a los bancos les mejora la tasa porque con los pases pagan ingresos brutos y con las LeReMo no pagarán ese impuesto, por lo que ya les mejora implícitamente su tasa en 3,2 puntos).

2) Hacerle caso al pedido del FMI y terminar con el dólar blend, arriesgándose a que los dólares libres suban más con el objetivo de acumular reservas, y buscar que con eso (que será garantía de pagos futuros) los bonos suban y que el riesgo país baje hacia fin de año a la zona de 1000 puntos.

De hecho, la semana pasada los bonos bajaron 2,8%, pero como la descompresión de tasas largas de EE.UU. movió hacia arriba el punto del eje cero de todas las calificaciones, el riesgo país argentino se hundió hasta 1406 puntos, desde los 1596 puntos básicos que marcó el 6 de junio pasado. La baja del dólar, con mejora en las materias primas, da un mejor marco regional y con tranquilidad porque el real brasileño repuntó contra el dólar: cedió de 5,70 a 5,45 reales.

Además de lo sucedido con monedas y bonos, los giros geopolíticos que se están dando en Europa, más la sensación de que la baja de tasas de la Fed está más cerca, provocaron otra suba circunstancial en las Bolsas mundiales. La Bolsa de Frankfurt saltó 4,2%, el tecnológico Nasdaq subió 3,5%, Tokio 3,4%, San Pablo 1,9%, Santiago de Chile 1,1%, el Dow de NY y Madrid 0,7%, todos para arriba. El único índice que bajó fue el mexicano, que cedió apenas 0,2%, en medio del cambio de presidencia.

Aunque en realidad, no sólo el índice azteca se achicó: en el mercado bursátil argentino se volvió a dar otra ilusión: el índice S&P Merval de la Bolsa de Buenos Aires subió 1,1%, pero cayó 2,8%, con algunas acciones sobre todo bancarias anotando caídas del 5 al 11% en la primera semana de julio.

Por cierto, la debilidad global del dólar, más la idea de que la Fed empezará a descomprimir tasas, potenció a los commodities. En lo que va del mes la onza de plata vuela con un aumento del 7,5%, el cobre mejoró 4%, la soja Chicago avanzó 3,3%, el trigo de Rosario subió 2,8%, el oro 2,7%, el petróleo 2%, la soja Rosario 1,9%, el níquel 0,8% y el aluminio 0,6%, todo para arriba. Pero al mismo tiempo hubo bajas que hacen girar la cabeza: el girasol de Rosario perdió 0,6%, el sorgo santafesino achicó 3,5%, el bitcoin cayó 6% y el maíz de Rosario se hundió 8,6%.

¿Qué hacer con los dólares que se cobran este martes? ¿Está la Argentina fundida y no tiene otro remedio que ir hacia una nueva reestructuración de la deuda? ¿Es hora de seguir saliendo? Lo que pasó esta semana con la colocación de una ON de PAE demuestra claramente que muchos privados están llenos de dólares hasta el techo, y ávidos por invertirlos en algo que les entregue renta.

El papel de PAE fue sorprendente porque la empresa colocaba ON por u$s 75 M, pero tuvo demanda por u$s 1600 M, tremendo. El dinero captado será para invertir en desarrollos de Vaca Muerta. Y es un papel a 3 años, tiene tasa del 0% pero está atado al dólar oficial, lo cual indica que los que pusieron todo ese dinero esperan que se venga otra devaluación de proporciones.

De hecho, lo que pase con lo cobrado con la renta y amortización de bonos este martes y con la licitación del miércoles será clave, porque le podrá llevar dólares al Tesoro. Por eso resonó entre los operadores el famoso poema que escribió en 1870 el inmortal sevillano Gustavo Adolfo Bécquer, donde con su "¿Volverán las oscuras golondrinas?" plantea la posibilidad o imposibilidad de la vuelta del amor perdido.

Sin dudas, la gran debilidad que tiene en este momento el Gobierno es la escasez de reservas. Tras los pagos de julio la posición del BCRA quedará otra vez en una posición claramente negativa, que se mantendrá así al menos hasta noviembre, serán cinco meses altamente volátiles.

¿Qué recomiendan los principales expertos en inversiones ante este intrincado desafío? Veamos:
 

Pida en su email el PANORAMA FINANCIERO SEMANAL completo

saberinvertir@gmail.com

QUÉ PUEDE PASAR CON EL DÓLAR AFUERA:

PERSPECTIVA PARA EL DÓLAR EN LA ARGENTINA:

DIRECCIÓN DE LAS TASAS DE INTERÉS:

EL CAMINO DE LOS TÍTULOS PÚBLICOS:

HACIA DÓNDE VAN LAS ACCIONES:

PORTAFOLIOS DE INVERSIÓN RECOMENDADO: 

Pulse para volver a la pagina principal