Luis Varela

SABER INVERTIR

Edición en línea del Jueves 12 de diciembre de 2019

 

 

PRESENTACIÓN EN SOCIEDAD DEL MINISTRO DE ECONOMÍA

 

Las palabras de Guzmán: ver lo que no se puede ver

Escribe LUÍS VARELA
luisalbertovarela@hotmail.com

Amanece el día después de la presentación en sociedad del flamante ministro de Economía Martín Guzmán. Estoy recibiendo un montón de consultas de los seguidores de Saber Invertir. Todos me preguntan qué me parece lo que dijo. Ya publiqué el informe anoche, bajo el link que está en www.saberinvertir.com.ar, bajo el título "DEUDA: GUZMÁN ENVIARÁ LA PROPUESTA EL MARTES AL CONGRESO".

Sin embargo, además de ese informe detallado, quiero agregar algo mas. Le mandé una consulta a los 72 economistas que tengo en mi libreta de direcciones. Y 33 me contestaron, como Daniel Artana, de FIEL, que "hay que esperar hasta que detallen el programa".

Sólo siete me contestaron algo diferente, uno "off the record", como es su habitual posición de bajo perfil. Otro fue Juan Carlos de Pablo. El tercero fue Juan Luis Bour, también de FIEL. El cuarto Aldo Abram. El quinto Iván Cachanosky. Jorge Colina, de IDESA. Y el sexto Ricardo Arrizu.

Pero antes de detallar lo que dijeron, mi intuición me trajo a la memoria, no se por qué, dos hechos trascendentes que vi a lo largo de mi vida. Uno ocurrió en la década del 60, con dos documentos fotográficos diferentes. Y el otro en 1990, en el Mundial de Fútbol realizado en Italia.

El recuerdo de la década del 60 tiene que ver con mi amado e inmortal John Lennon, que transitaba la realidad que vivimos todos, pero siempre buscaba husmear algo más, mirando para otro lado, recordando como en Campos de Frutillas: Vivir es fácil con los ojos cerrados, sin entender nada de lo que se ve.

Y el acontecimiento del mundial del 90 es mi homenaje corrrrtado al pájaro Cannigia. Todo sabemos que la Argentina salió campeón del mundo, pudo competir y ganar frente a todos, en el 78 y en el 86. También sabemos que en el 90 nos ganaron la final los panzer alemanes. Pero en la semi final le ganamos al dueño de casa, los italianos. Y el hecho ocurrió así: los tanos tenían un tiro libre, se armó la barrera argentina, con seis jugadores abigarrados, agarrándose las tarlipes porque iba a patear un tano que sacaba un cañonazo. El héroe, lo sabemos, era Diego, pero cuando el tano estaba por disparar, el Cani torció la boca, y le sopló al Diego: "Diego, a este lo conozco, tira a matar, va a rebotar en la barrera, agarrala vos y tirala para adelante, que yo me mando y les hago el gol". Y ocurrió tal cual, pateó, rebotó, Diego encendió su satélite, la mandó allá donde suponía que estaba el cartel de Renomé, y justo ahí volaba el Pájaro, golllllll, y a la final. Les juro que lo disfruté más que los campeonatos anteriores.

Esta columna se trata entonces, de ver lo que no se ve, de no vivir con los ojos cerrados. Entonces, consulté a los economistas que viven analizando lo que pasa. Y al que más respeto los llamé, y como siempre me dijo, con su voz de ultratumba "Varela, Varela, tranquilo, primero dígame usted lo que está viendo". Y durante tres minutos le vomité toda la información que tenía. Y su respuesta fue contundente, fueron tres palabras, la primera Varela, como siempre. Dijo "Varela, son peronistas".

En cambio, otro que ve mucho más de lo que vemos la mayoría, el profesor Juan Carlos De Pablo, contestó de manera tajante: "Así habla cualquier economista profesional que hasta hace poco tiempo escribía monografías y ahora es el ministro de economía. Lugares comunes, mucha energía criticando la política económica de Macri, y enorme precaución (varias veces dijo que "hablará" por escrito). Está aterrizando, démosle el beneficio de la duda".

Por su parte, Juan Luis Bour, también de FIEL, comentó: El ministro Guzmán tiene credenciales para gestionar este etapa, en la medida que las diversas áreas que tienen facultades de gasto se subordinen a la coordinación que debe ejercer. Para ello se requiere el apoyo político del Presidente, ya no en la palabra sino en los hechos. Todavía (tras su mensaje ayer) estamos a la espera de anuncios (el “plan macroeconómico integral”) que permitan discernir hacia dónde convergen los drivers principales en materia fiscal y monetaria. Se requerirá una estrecha colaboración de Hacienda con el Banco Central, y la estabilidad que hoy en día se observa en los mercados no debería llamar a engaño, y en particular no debería conducir a la inacción fiscal: los márgenes son muy estrechos, tal como el señaló el ministro en su alocución".

Para Aldo Abram "Lo tranquilizador del discurso del Ministro Martín Guzmán es que dejó claro que emitir puede ser desestabilizante; lo cual no significa que no lo van a hacer, sino que tenderán a ser moderados. Esto es muy importante porque la demanda de pesos viene cayendo y aumentar su oferta implicaría intentar apagar un incendio con combustible. Es cierto que el cepo, que es un instrumento que sirve para obligar a la gente a quedarse con la moneda que no quiere, modera coyunturalmente la caída de la preferencia por su atesoramiento; pero sólo por un tiempo, por lo que en poco tiempo un exceso de emisión se reflejaría en los precios. También fue importante que manifestara que el país no tiene crédito para financiar déficits y aumentos de gasto. Lo malo es que repite los errores de pasados funcionarios políticos y económicos que consideran que la austeridad del sector público es recesiva. Si se admite que no hay financiamiento para el Estado, lo que se entiende es que el que pagará los aumentos del gasto será el sector productivo. En una palabra, una vez más, siendo el Estado el que está excedido en sus erogaciones, se obliga a ajustar, o sea a achicarse, al sector privado productivo que es el que genera la riqueza que permite abonar los sueldos y gastos del propio sector y los del Estado. Un absurdo; ya debería ser el gasto público el que se ajuste y se redirija del despilfarro político a lo que se considera grupos vulnerables prioritarios. Si no, al achicarse la producción, los que están en dicha condición de vulnerabilidad se incrementarán y la respuesta no puede ser, como lo es desde hace décadas, otra vez volver a ajustar a la producción en un círculo vicioso de decadencia que es insostenible. De hecho, ya 8 millones de argentinos del sector productivo pagan 22 millones de cheques que emite el sector público, relación que no se da en ningún país que prospere; porque sería imposible que hacerlo con semejante carga".

Por su parte, Iván Cachanosky fue bastante más específico. Dijo: "El nombramiento del Ministro de Economía, Martín Guzmán, terminó siendo una sorpresa. Es un economista que viene desde la academia y que trabajó mucho en temas relacionados a deuda. Tiene buen prestigio a nivel académico, lo cual no garantiza el éxito a nivel político. Por lo poco que sabemos de él en su primera conferencia de prensa se desprenden algunas ideas: 1) La emisión podría ser menor a la que se esperaba 2) Existe la chance se paguen los bonos reperfilados de septiembre a diciembre mientras se negocia con los bonistas 3) No va a haber ajuste fiscal en 2020 4) El cepo, en el corto plazo, continúa. 1) El primer punto es positivo, porque Argentina es un país muy sensible a la oferta de dinero. La inflación se produce cuando la oferta de dinero crece más rápido que la demanda de dinero. El problema de Argentina era que emitía mucho y que además, la demanda caía. Si el gobierno optara por emitir fuertemente, habría altas chances de una aceleración de la ya elevada inflación. Habrá que ver que pasa luego en la práctica 2) Pareciera que la intención es que se paguen los bonos que vencían hasta diciembre incluído para no entrar en defualt, y mientras tanto, negociar con los bonistas como se pagará el resto. Para negociar es clave mostrar credibilidad y que se transita hacia un superávit fiscal. Y este último punto puede llegar a generar alguna duda. 3) Si no hay ajuste fiscal, es más difiicl disminuir el déficit primario. Se lo debería disminuir vía incremento de retenciones. Con lo cual, entre que se le puso paños fríos a la emisión y que no se va a reducir el gasto, las fichas parecen estar puestas en las retenciones y el incremento de impuestos a los bienes personales. 4) Ha quedado claro que por el momento, sacar el cepo es riesgoso porque aún no se generaron condiciones de confianza. Así, si se quitara el cepo, se perderían reservas. La clave aquí también está en la confianza y para esto es necesario un plan integral y de equilibrio general (no parcial).

Jorge Colina, de IDESA, opinó que "es un economista de alta valía académica. El discurso que dio en su asunción es consistente. Superávit primario, control de la emisión monetaria y bajar la inflación. El punto es que en política económica lo importante es el cómo, y aquí es donde todavía faltan las definiciones. Ciertamente que todavía es prematuro, pero por aquí pasan las dudas".

Y Ricardo Arriazu remató con un análisis para leer atentamente: "Mi posición es que el ajuste que le hizo el mercado a Macri (reversión del flujo de capitales y sequía) ya estaba terminando. Dejó como secuela lo malo que hizo que perdiera la elección (caída del PBI, baja del salario real, incremento del desempleo, etc.) y lo bueno para aprovechar con un buen programa económico (superávit externo, mejora en el déficit primario, algo de reservas, mucha capacidad ociosa, baja monetización, tarifas y tipo de cambio ya ajustado, etc.). En el medio está el problema de la deuda. Ningún país puede afrontar una situación en la que el porcentaje de renovación es nulo; este problema lo tienen que resolver con urgencia de manera amigable.
La base del éxito está en restaurar la confianza. Todo programa conflictivo basado en expansión del gasto sin confianza se reflejará inicialmente en una mejora en los niveles de actividad pero las inconsistencias saltarán tarde o temprano.
El discurso de Guzmán, en general, fue en la dirección correcta. El siguente listado de puntos lo muestra.
–Hay que restaurar los superávits básicos (fiscal primario y externo)
–Tenemos dificultades para el pago de la deuda y la carga de los intereses es muy alta
–No podemos seguir ajustando el déficit primario en 2020 pero no podemos elevar el déficit
–Descartó “fuerte emisión monetaria” porque desestabilizaría la economía
–La economía tiene que volver a crecer
–No es el momento de eliminar el “cepo”
–La inflación dificulta el funcionamiento de la economía
–Baja paulatina de la inflación que acompañara el ordenamiento de otros desequilibrios. Esto no funciona si se ataca solamente con política monetaria.
–No utilizaremos recursos del FMI para pagar deuda; si los utilizaríamos si nos permitieran pagar inversiones
Es un buen comienzo. Ahora habrá que ver su habilidad política para convencer y enfrentar otras posiciones".

El martes los proyectos llegarán a extraordinarias al Congreso. En ese momento podremos saber más de cuál es la política que plantea el ministro que eligió Alberto para que agarre el incendio, algo así como ocurrió con Jorge Remes Lenicov, antes de que llegue Roberto Lavagna.

Pulse para volver a la pagina principal