Luis Varela

SABER INVERTIR

Edición en línea del Sábado 23 de mayo de 2020

 

 

CIENTOS DE ACTIVIDADES COMERCIALES FUNCIONAN, PERO LOS BANCO SIGUEN TRABADOS

 

Hay sintonía fina con la salud, pero no con la cadena de pagos

Escribe LUÍS VARELA
luisalbertovarela@hotmail.com

Quisiera empezar esta línea de pensamiento con una frase del genial Miguel de Unamuno, un filósofo español (vasco en realidad), nacido en Bilbao en 1864 y fugado de este mundo en Salamanca en 1936.

Unamuno nos inundó de ideas brillantes, pero una de sus frases que quedó pegada a la historia fue esa que dice: "El hombre, dicen, es un animal racional. No sé por qué no se haya dicho que es un animal afectivo o sentimental. Y acaso lo que de los demás animales le diferencia sea más el sentimiento que no la razón. Más veces he visto razonar a un gato que no reír o llorar. Acaso llore o ría por dentro, pero por dentro acaso también el cangrejo resuelva ecuaciones de segundo grado".

Con esa cita como punto de partida, en estos tiempos tan complejos que atravesamos, quiero hacer mi pequeño homenaje a los héroes de este momento: los médicos, los enfermeros, los barrenderos, los bomberos, los policías y toda la gente que está en la calle, al servicio de los demás, arriesgando sus vidas minuto a minuto. Mi reverencia se inclina ante todos ellos.

En épocas mas normales (destacando que el gobernador Axel Kicillof sentenció "la normalidad no existe mas) en el tope de la tabla de mis héroes están los maestros. Ellos nos transmiten la inteligencia acumulada. Nos siembran ideas, para que tengamos mejores herramientas para defendernos. Son la base del desarrollo de los países. Desde ahí surgen las columnas del porvenir.

Y, si bien el sótano de nuestra existencia es la vida misma, cuidada por los que trabajan en la salud, destaco con gran énfasis a la educación, por una razón bien concreta: la gente que tiene acceso a una mejor educación puede comprender mejor lo que sucede. Es menos engañada. Y lo aprendido le da sustento para tener una vida sólida, consolidando nuestras familias.

Y en este punto debo precisar que la imagen del Presidente de la Nación, Alberto Fernández, sigue en las alturas, con un altísimo grado de aprobación de parte de la sociedad. A contramano de lo que ocurre con otros Presidentes de la región (Vizcarra en Perú, López Obrador en México, Piñera en Chile y ni que hablar Bolsonaro en Brasil) Alberto logró consolidar su imagen por dos trabajos esenciales:

1) La política sanitaria, que permitió hasta ahora una baja cantidad de contagiados y una aún más baja cantidad de muertos frente al covid-19.

2) Su empecinada pelea con una pequeña parte de nuestros acreedores. El 20% de lo que debe el país está bajo bonos de ley extranjera, y Alberto tomó esa pulseada como un Quijote contra los molinos.

Esas dos verdades, aprobadas a fuego en varias encuestas de diferentes frentes, se encuentran con algunas objeciones, que deben ser analizadas en detalle para comprender si son ciertas o falsas.

En el espectro de países que hay en el mundo, la Argentina, con algo más de 45 millones de habitantes se encuentra en el puesto número 32. O sea, tenemos el 0,58% de la población mundial (7.800 millones de personas).

Y medidos por cantidad de muertes por el covid-19, la Argentina se encuentra en el puesto número 36, con 433 fallecimientos declarados. O sea, tenemos el 0,13% de los muertos por el virus (337.572 personas al cierre de esta edición). Esa relación, 0,58% de la población y 0,13% de los muertos, demuestra con claridad que la política sanitaria desarrollada hasta ahora fue decididamente acertada.

Ahora bien, a 6 meses de iniciada la pandemia en Wuhan China, el virus se fue expandiendo como un dominó, de manera geográfica, según el traslado de viajeros. Arrancó en China, pegó fuerte en Europa Occidental, luego en Estados Unidos y, según acaba de declarar la Organización Mundial de la Salud, ahora está enfocada en América latina, especialmente en Brasil. O sea, el virus está llegando, recién ahora con más impacto.

La Argentina tiene cinco vecinos inmediatos. Tenemos límite geográfico con Uruguay, Brasil, Paraguay, Bolivia y Chile. ¿Cuáles son las relaciones de población y muertes en esos países?

Reiterando que la Argentina tiene el 0,58% de la población y el 0,13% de las muertes. Uruguay tiene el 0,04% de la población y el 0,01% de las muertes. Paraguay el 0,09% de la población y el 0,01% de las muertes. Bolivia tiene el 0,15% de la población y el 0,06% de las muertes. Chile tiene el 0,24% de la población y el 0,19% de las muertes. Y Brasil tiene el 2,73% de la población y el 6,26% de las muertes.

A quién se le murió un ser querido, le importan un comino todos estos fríos números. Pero para el análisis debe decirse que la política sanitaria aplicada hasta ahora por la Argentina tuvo un resultado bastante parecido a los de Uruguay, Paraguay y Bolivia. Un poco mejor que Chile. Y decididamente a años luz del drama que está viviendo Brasil.

Evidentemente, el virus está llegando. Los peores días están por venir. De ahí que en las últimas reuniones de Alberto Fernández con el Jefe de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, y con el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, se haya decidido dar un paso atrás con la flexibilización de la cuarentena. Y esa decisión parece una medida correcta, indiscutible.

Pasando al segundo tema, la discusión con una pequeña parte de la deuda, lo primero que debe decirse es que el Gobierno, buscando un enemigo para fortalecerse políticamente con esa lucha, debe decirse que los bonos con ley extranjera representan el 20% de todo lo que debe el país.

Y debe precisarse además que de ese 20%, que son papeles por unos 68.000 millones de dólares, el 38% están en manos de argentinos que viven en la Argentina y que invirtieron sus fondos en esos bonos, porque creyeron que eran una buena inversión para mantener su capital.

O sea, la pelea que Alberto llama "enfrentamiento decisivo contra la deuda externa" es en realidad con inversores extranjeros que tienen papeles por el 7,6% del total de lo que la Argentina debe. Eso es lo que se está discutiendo en este momento. Y lo complicado del tema es que esos acreedores tienen detrás jueces que hacen cumplir los contratos y que cuando fallan, si no se paga, obligan a pagar con especies, como exportaciones o lo que sea.

Ninguna de las dos partes quiere terminar en las Cortes de Nueva York. Por eso a pesar de que este viernes no se cumplió con pagos concretos y ya hay bonos ley NY caídos, hay una suerte de tiempo de espera, ya que el ministro Guzmán les acaba de prometer que hará una oferta mejor. Por lo que a partir de ahora se abren otros diez días adicionales, en los que la Argentina se acerca más a la cornisa (ver informe para suscriptores).

Frente esta foto surgen otros dos temas que nos obliga a pensar, para intentar saber de un modo más concreto dónde estamos parados. Volviendo a Unamuno y a la educación, no queda la menor duda de que la gente con más escuela tiene más herramientas para comprender dónde estamos parados.

Y ahí surgieron otras encuestas que muestran un dato muy interesante. Tomando Capital y Gran Buenos Aires, la gente que vive en lo barrios más acomodados, cree que Alberto debe tomar por igual el problema del virus y el problema de la Economía (50% y 50%), mientras que en los barrios más humildes se le da mucha más importancia a la pelea contra el virus que a lo económico (con una relación 70% y 30% respectivamente).

O sea, la gente más instruida, que sigue la información en diferentes canales, y compara, analiza el administrador de turno que hay en Casa Rosada, recuerda que hace un par de meses decía con claridad que "la vida está primero que la economía", pero como la economía se derrumbó tanto en la apertura del mes hubo dudas, se flexibilizó la cuarentena, y ahora que los contagios y las muertes crecen, se decide dar un paso atrás.

La gente más instruida, que elevó la imagen de Alberto cuando consideró que las medidas tomadas eran correctas, después empezó a comprender que los testeos fueron mínimos, que las compras de insumos contra el virus fueron deficientes, y que la eficacia lograda se parece bastante a lo que sucede en Uruguay, Paraguay o Bolivia (no tanto en Chile, y ni que hablar en Brasil).

En este marco, así como se está haciendo una correcta sintonía fina con la apertura y cierre de la cuarentena, también hay que hacer ajustes con el tema económico. Si se permiten las compras en supermercados, comercios, farmacias, estaciones de servicio, gomerías y demás servicios en funcionamiento, no se comprende por qué motivo persiste el servicio tan restringido en los bancos.

A pesar de que los cajeros están detrás de vidrios que los protegen de los usuarios, conseguir hacer una operación por caja es una proeza. Sobre todo la gente de más edad, que no tiene posibilidad de salir y que no sabe utilizar el homebanking, tiene en sus cuentas pesos trabados, que no pueden utilizar, y los bancos se están haciendo un festín con una millonada de pesos parados, que se están incendiando por la inflación que sigue avanzando, como ocurre desde hace años.

Por eso, a la correcta sintonía fina que se le está haciendo a la cuarentena, hay que agregarle un ajuste a la mayor atención en los bancos. Decenas de lectores me mandan correos con protestas en este sentido. Y hay quienes me enviaron fotos, como las que publico a continuación. Una persona necesitó hacer un depósito para pagarle a sus empleados desde su cuenta. Llevó dinero al banco. No lo atendieron por cajero. Lo obligaron a ir al cajero automático. Y el resultado es el de la foto.

Y lo peor del caso es que este cajero electrónico que procesa una operación sin fin, y que finalmente no habilitó el depósito efectivo, termina convirtiéndose en un corte de la cadena de pagos, cheques sin fondos, gente que se queda sin cobrar, empresas que se complican cada vez mas. Cientos de pymes que se van secando. Y así como tuvimos un Presidente que dijo "ramal que para, ramal que cierra", si no se hace una mayor apertura de los bancos será "pyme que para será pyme que cierra", y con eso habrá miles de empleos que serán destruidos, y que llevará mucho tiempo volver a crearlos.

 Pulse para volver a la pagina principal