Luis Varela

SABER INVERTIR

Edición en línea del lunes 18 de noviembre de 2019

EL DIFÍCIL ARTE DE REGUARDAR EL DINERO INVERTIDO

 

Hay riesgo de terminar con el muerto metido en el propio cajón

 

Escribe LUIS VARELA
luisalbertovarela@hotmail.com

 

Anticipándose a los cambios que van a venir con el Gobierno de Alberto Fernández, los bancos de inversión que tienen dinero de argentinos depositado en el exterior ya empezaron a realizar movimientos que no venían realizando.

La movida no es únicamente por la llegada de los Fernández al poder: los nuevos ordenamientos ya fueron aplicados con Macri, más específicamente desde que el actual Gobierno argentino se vio obligado a reperfilar el pago de una serie de papeles, como las Letes, las Lecer y otros instrumentos en dólares y en pesos.

¿De qué se trata este cambio inicial? Simple: habitualmente, con los que son pagadores puntuales, la recepción de renta por cupones o por amortización entraba en cada cuenta de cada clientes de manera automática, sin que el banco en cuestión pusiera demasiado el ojo.
Pero ahora, con el reperfilamiento, el alerta le llega a los operadores, analizan si un papel fue pagado o no a tiempo. Y desde ahí se ponen en comunicación con cada cliente: "los que pagan nuestras cuentas son los clientes, y si alguien no paga, debemos informar de inmediato, para que tome una decisión sobre qué hacer con sus valores".

Ese cambio en los avisos ya lo realizaron con 12 de los bonos nacionales que fueron pagados en las últimas tres semanas. Y empiezan a enviarles avisos a sus clientes, advirtiéndoles que hay altas chances de que esos papeles sean postergados y que incluso no paguen absolutamente nada durante el año 2020, ni por amortización, ni por intereses.

"El rumor es que se viene un año de gracia. Nadie sabe si habrá quita o no en el capital, estamos expectantes", es el comunicado que van repartiendo a los tenedores de bonos: de gente que invirtió en la Argentina, entregándole dólares en su momento al Gobierno de Menem, de De la Rúa, de los Kirchner o de Macri, sin distinción...

No todos los que tienen dinero a resguardo en ese tipo de cuentas son iguales: muchos tienen dinero declarado, y en blanco, y estuvieron pagando impuestos puntualmente, cumpliendo con los requerimientos del Estado Argentino. Pero otros están en negro, siguen con fondos en ese tipo de posiciones, y sienten que los que están en blanco y pagaron fueron ingenuos, ya que serán estafados nuevamente.

En medio de rumores de todo tipo, bastante imposibles de creer, pero que no son desmentidos por el Presidente Electo, se dice que con la llegada del 10 de diciembre se viene la aplicación de un mayor impuesto a los capitales, sobre todo para el dinero y los bienes que argentinos tienen en el exterior.

Los operadores advierten que no tienen ninguna operación concreta, pero dicen que se habla de la aplicación de una tasa impositiva del 2, del 3 o del 10% a las tenencias afuera, por supuesto para los que están anotados. Los que están en negro, seguirán jugando su juego, lejos de la mirada de un Fisco que los dejó escapar.

"Los que tienen dinero depositado no parece ser tan grave. Si fuera una tasa del 2% para alguien que tiene 100.000 dólares, debería pagar un impuesto de 2.000 dólares. Pero si la tasa es confiscatoria, del 10%, el pago sería de 10.000 dólares", señalan.

"Y si fuera en el caso de propiedades, sería mucho más complicado, porque si un argentino tiene una propiedad por ejemplo en Punta del Este, y la tasa fuera del 10%, debería conseguir todo ese dinero, para cumplir con el requerimiento, y eso ya sería una verdadera complicación. Y por supuesto siempre se castigaría a los mismos, porque los que están en negro no son requeridos."

¿Cómo surge en esas cuentas argentinos que están en negro? Estos bancos de inversión no realizan suscripciones o pesquisa de clientes. En general los reciben por llamados de gente que ya tiene cuenta en ese tipo de posiciones.

"El tema de la presentación es complicado porque si llegamos a recibir dinero de un narcotraficante o un corrupto, el operador que abre la cuenta es penalmente responsable", afirman en ese tipo de entidades.

O sea, si una persona, sin contacto alguno, llama a uno de estos bancos y dice, soy empresario y quiero abrir una cuenta, el banco hace una revisión minuciosa para saber el origen de los fondos: cómo hizo el dinero, a quése dedica, si hay una empresa, si tiene empleados, si lo heredó, cómo consiguió el dinero el antecesor, etc.

Si se anota a alguien que luego es perseguido por narco o por corrupto, el penalmente responsable es el operador que lo inscribió, no solo el banco. Por eso se requiere un nivel de detalle importante: "no hacemos investigaciones tipo FBI, pero revisamos muy bien todo para no abrirle una cuenta a cualquiera"

Por supuesto, los que pudieron abrir una cuenta en este tipo de entidades tienen tarjetas con las que pueden extraer dinero a través de cajeros automáticos. En la Argentina se pueden retirar a través de redes Banelco o Link, en pesos, al tipo de cambio oficial comprador del día. Pero si la extracción se hace por ejemplo en el Uruguay, ahí se puede extraer pesos uruguayos o dólares billete.

Con todo este escenario tan incierto, no sólo en la Argentina sino en todo el mundo, este tipo de clientes se la pasan colgados del teléfono haciendo terapia con sus operadores. Obviamente, la pregunta principal es la misma, tengo 100 dólares libres, como los invierto. Y la respuesta general es la siguiente:

 

Informe exclusivo para suscriptores

 

solicite la suscripción hasta julio o pida información sobre oferta especial

 

saberinvertir@gmail.com

 

Pulse      para volver a la pagina principal