Luis Varela

SABER INVERTIR

Edición en línea del Martes 20 de marzo de 2018

 

 

EL TRÁNSITO DE LOS PORTEÑOS

Como Castrilli, Rodríguez Larreta duplicó las multas en la Ciudad

Escribe LUÍS VARELA
luisalbertovarela@hotmail.com

En general, las multas de tránsito funcionan en las sociedades evolucionadas como un método para evitar accidentes, buscando como primera medida que no se produzcan muertes o problemas de discapacidad irreparables y en segunda instancia tambien achicar las pérdidas económicas, por rotura de vehículos u otros elementos dañados.

De ese modo, con costos muchas veces bien salados, con las multas se logra que se respeten los excesos de velocidad, que no se generen embotellamientos o tapones no deseados y hasta se llega a orientar la cantidad de vehículos para que transiten por determinados lugares, evitando -como se quiere en los últimos tiempos- que haya una gran cantidad de unidades en el micro o macro centro de la Ciudad.

Siguiendo en detalle las estadísticas de los países desarrollados se encuentra una relación entre la cantidad de multas aplicadas y la cantidad de siniestos. Las multas fueron creciendo hasta llegar a una proporción en la que los accidentes empezaron a tener un límite, por lo que puede decirse que la aplicación de multas fue efectiva. Y desde ese momento, con mayor educación vial, la cantidad de multas aplicadas empieza a disminuir.

En la Ciudad de Buenos Aires, sin embargo, la tendencia de lo que ocurre es completamente distinta. Si se observa la evolución de las multas cobradas a los vehículos que transitan por las calles porteñas, se desprende que la cantidad de multas cobradas se duplicó, pero la cantidad de accidentes y muertes permanece en números muy importantes.

En 2010, con Mauricio Macri como Jefe de Gobierno de la Ciudad, en el distrito se cobraron 149.305 multas por mes, de las cuales 120.923 fueron electrónicas (por cámara o app) y 28.382 tomadas de manera manual por agentes de tránsito.

En 2015, último año con Macri en la Ciudad, antes de ser Presidente de la Nación, las multas cobradas ya habían subido a 226.419 por mes, de las cuales 177.991 fueron electrónicas y 48.428 fueron manuales.

A partir de ese momento Macri fue reemplazado como Jefe de Gobierno por Horacio Antonio Rodríguez Larreta, un economista de la UBA nacido en 1965, con un master en administración de empresas en Harvard, lo cual planteó la posibilidad de que la administración tuviera mejores logros: no tantas multas y menos accidentes.

¿Qué pasó? El departamento de tránsito de la Ciudad acaba de dar los números oficiales de las multas cobradas a lo largo de todo el 2017. En total, en todo el año, los que trasitaron por la Ciudad sufrieron la aplicación de 4.131.209 multas, un récord histórico sin ningún tipo de precedente.

MULTAS LABRADAS EN LA

CIUDAD DE BUENOS AIRES

 

(Promedio mensual de cada año)

año

por cámara electrónica

manuales por agentes

Multas totales

a2010

120923

28382

149305

a2011

152301

22358

174659

a2012

177029

45186

222215

a2013

178663

44306

222969

a2014

144066

48182

192248

a2015

177991

48428

226419

a2016

169105

43650

212755

a2017

294287

49979

344266

El año pasado hubo 294.287 multas electrónicas por mes y 49.979 multas manuales. Lo cual significa 143% más multas electrónicas que las que se tomaban en 2010 y 76% más multas manuales que las tomadas hace siete años.

Por supuesto, hay multas de todos los precios y todos los colores. Y lo curioso del caso es la voracidad con la que están aumentando los costos.

Días después de que los ministros del Poder Ejecutivo y el Presidente del Banco Central dijeran que había una meta de inflación del 15% para este año, el Gobierno de la ciudad disparó el valor de la Univad Fija para multas, con un incremento del 35% respecto de la cifra que regía en 2017.

El valor de la Unidad Fija (UF) se va actualizando de acuerdo a los aumentos de los combustibles, tomando como referencia el costo del litro de nafta de mayor octanaje informado por el Automóvil Club Argentino. Y, según los últimos importes, las penalizaciones varían de manera considerable.

Por pisar la línea peatonal los costos van de 1.130 a 2.130 pesos. Por mal estacionamiento se cobra entre $1.339 t $2.678. Los excesos de velocidad van de 4.017 a 26.780 pesos. Por cruzar un semáforo rojo, se debe pagar entre 8.034 y 26.780 pesos, pasando por todo tipo de variantes, como giros a la izquierda prohibidos o posibilidades alternativas.

Y, además de anotarse un persistente incremento en el cobro de infracciones, el Gobierno de Larreta está mostrando otro particular apuro por cobrar. Hasta hace dos años los dueños de los autos se enteraban de la cantidad de multas que tenían al tener que renovar las licencias: o sea, cada 5 años las personas de hasta 45 años, cada 4 años los que tienen entre 46 y 59 años, cada 3 años los que están entre 60 y 69 años, y cada 2 años los mayores de 70.

Pero ahora, ¿será por apuro para cerrar las cuentas?, los dueños de los autos reciben citaciones intimidatorias, como si fueran verdaderos malhechores de delitos graves, ni bien las infracciones son realizadas. Tienen que concurrir ipso facto, en un plazo perentorio de 10 días, a los Centros de Gestión y Participación Comunales (CGPC), donde los controladores revisan el estado de cuenta del chofer, y aplica la sanción correspondiente.

Ahora bien, ¿qué resultado tuvo la aplicación de todas estas multas? Según el relevamiento anual de la Asociación Luchemos por la Vida, en 2017 murieron 7.213 personas en accidentes de tránsito en todo el país, lo que significa que hubo 600 muertos por mes y unos 20 por día, casi la misma cantidad de fallecidos que hubo en 2016, año en el que se contabilizaron unos 7.268 muertos.

Un informe elaborado por la Defensoría del Pueblo de la Ciudad arroja que cada hora el estado porteño asiste a un hecho de tránsito con, al menos, una víctima. Durante 2016 el organismo contabilizó 9.090 siniestros en los que 9.776 personas resultaron heridas y 66 fallecieron siendo los motociclistas el principal grupo de riesgo. Y en 2017 la cantidad de muertos subió hasta 98 episodios fatales. O sea, las multas más que se duplicaron, pero los muertos siguen creciendo.

Con 4.131.209 multas aplicadas el año pasado y a un promedio de 2.500 pesos por multa, la Ciudad tuvo a través de los castigos al tránsito una recaudación de 10.328 millones de pesos. Considerando que le dólar terminó el 2017 a 19 pesos, Rodriguez Larreta recaudó vía multas nada menos que un equivalente a 543 millones de dólares.

Lo notable del caso es que en los últimos meses muchas de las multas aplicadas castigan a los que realizan infracciones muy finitas. Ejemplo, en la Autopista Illia, que vincula la 9 de julio con la General Paz, tiene dos zonas de velocidad máxima: 80 km/h hasta el peaje y 100 Km/h despues del peaje. Y la multiplicación de multas en el primer tramo son a autos que iban a 87 Km/h superando apenas la máxima. Y lo mismo sucede con la Autopista Frondizi, que vincula la 9 de julio con Avellaneda.

¿Estarán siendo utilizadas las multas para ordenar el tránsito y salvaguardar las vidas? ¿O acaso se trata de otro impuesto, otra vía que tiene el Gobierno para recaudar? Para los porteños, la aplicación de multas recuerdan al tristemente célebre árbitro de fútbol Javier Castrilli, que dirigió 1° división entre 1991 y 1998, para después hacer un intento de paso en la política de la mano de Carlos Ruckauf.

"Castrilli cobraba una infracción cada tres minutos, todo con una cara amenazante y despiadada, sin mejorar en aboluto el futbol y la circulación de la pelota", comentaban los hinchas en las mesas de café. ¿Estará haciendo Rodriguez Larreta lo mismo?

Pulse para volver a la pagina principal