Luis Varela

SABER INVERTIR

Edición en línea del martes 28 de enero de 2020

 

 

PRECIOS EN PICADA: PROPIEDADES IMPOSIBLES DE VENDER Y DIFÍCILES DE ALQUILAR

Convirtieron a los inmuebles en una trampa y tuvieron el peor año en décadas

Escribe LUÍS VARELA
luisalbertovarela@hotmail.com 

Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio. Se sabe, durante las últimas décadas los argentinos que lograron mantener niveles de actividad con algún ingreso y que, a través de esa vía, pudieron tener algún ahorro, fueron invirtiendo sus tenencias en posiciones que se fueron achicando año a año, como piel de zapa.

Por supuesto, los que pudieron fueron invirtiendo en posiciones productivas. No hay ninguna realización mejor que poner un negocio, vender cosas, lograr una ganancia y decir ¡Hurra lo logré!!! Sin embargo, un estado con déficit fiscal crónico como el argentino fue subiendo los impuestos sin cesar, protegiendo cada vez más a cada empleado contratado: y el resultado fue, cada vez menos negocios y cada vez menos gente empleada (nos matamos solos).

Por eso, en vez de desarrollar la producción, se fueron buscando otras alternativas: En algún período con baja inflación, se confió en los plazos fijos en pesos. En otros momentos muy repetidos se pensó en comprar dólares. En otras circunstancias, directamente se mandó el dinero logrado a cuentas en el exterior. También hubo quienes metieron los dólares en cajas fuertes. Hubo quienes compraron oro. Etc. Etc.

Pero lo que convoca esta nota es una de las formas de ahorro más clásicas que tuvo en argentino promedio en las últimas décadas: la compra de inmuebles, para que con esa inversión se mantenga el valor y que con el alquiler se logre una renta que ayude a mantener el capital y ofrezca alguna ganancia.

Bueno, por más que no quiera que me odien, tengo que darles otra mala noticia. La presión impositiva sobre los inmuebles aumentó tanto (bienes personales, ganancias, etc.), los gastos de expensas extraordinarios son tan onerosos, y los inquilinos se ven tan imposibilitados de pagar, y protegidos por nuevas legislaciones, que la inversión en inmuebles también se ha convertido en una trampa. Por eso, el año 2019 fue la temporada con menor actividad inmobiliaria de los últimos lustros, tanto en la Ciudad de Buenos Aires, como en todo el territorio bonaerense.

Obviamente, medir los números verdaderos de este sector es algo complicado porque puede haber mucho negocio en negro: pero los escribanos registran las operaciones mes a mes, y si bien los montos en negro pueden ir aumentando, es prácticamente proporcional la variación que van teniendo los montos escriturados.

Habiendo realizado esa aclaración, vemos que los números que entregan los Colegios de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires y de la Provincia de Buenos Aires son contundentes. Están las cifras de todo, globales, barrio por barrio, partido por partido, cuánto se cobra de alquiler, cuales son las altas y las bajas. Y los números lo dicen todo. Veamos:

Informe exclusivo para suscriptores

solicite la suscripción o pida información sobre oferta especial

saberinvertir@gmail.com

Pulse para volver a la pagina principal