Luis Varela

SABER INVERTIR

 

Edición en línea del Miércoles 14 de diciembre de 2016

 

 

ENTREVISTA A ADELMO GABBI, PRESIDENTE DE LA BOLSA DE BUENOS AIRES
 

"La década K nos dejó con un tamaño ridículo"

Escribe LUÍS VARELA
luisalbertovarela@hotmail.com

Hace 50 años la Bolsa argentina tenía uno de los despliegues más importantes de América latina. Hoy, tanto en volumen operado como en empresas participantes tenemos una dimensión mínima. Hay ruedas en las que se opera apenas 10 millones de dólares con acciones. El mercado español opera 165 veces el tamaño de Buenos Aires. San Pablo es 116 veces más grande. México es 24 veces lo que somos. Chile es 5 veces la Bolsa porteña. Hasta Bogotá es tres veces lo que somos. Para intentar entender por qué hemos quedado reducidos a una mínima expresión, entrevistamos a Adelmo Gabbi, el Presidente de la Bolsa de Buenos Aires, quién realizó el siguiente análisis.

- Hay muchos pequeños inversores interesados en participar en negocios con acciones y por temor, porque nunca lo hicieron, se preguntan dónde me meto… Como todo miedo a lo desconocido, entrar en al universo bursátil les es ajeno, les cuesta y no lo hacen....

Gabbi: Es bastante razonable. Ese temor es mundial. En el mundo no hay países donde hay una gran participación en la compra de acciones. Se escucha que en Estados Unidos la gente compra muchos papeles privados, pero allí el 70% de la población tiene fondos de inversión que compran acciones, no operan directamente. El que tiene interés en acciones va a un fondo y no compra papeles específicos.

- ¿Y con esto que se ha desplegado en internet hay algún cambio?

Gabbi: Hay en las redes sociales una onda que empieza a intervenir en la Bolsa con cifras sumamente escasas. La casa de Bolsa que más cuentas abre se dedica a operatoria on line, capta gente que se mueve con muy bajos montos, 3.000, 5.000 u 8.000 pesos, se meten y si en un lapso determinado no obtienen una renta, se van, duran poco tiempo.

- Y, para tener una idea, de la población argentina, cuánta gente hay metida en la Bolsa?

Gabbi: Nada muy poco. Se lo explico con un ejemplo. Yo soy una persona más o menos conocida. Hace dos años un partido político me midió y menos del 2% de la población me conocía. Es minúsculo. Esa es la realidad. En la última reforma del mercado de capitales, que fue una vergüenza, promocionaban la compra de acciones en Futbol para Todos, y dejaban un 0800 de la Comisión de Valores para contestar preguntas. En cuatro semanas de publicidad ese número tuvo 7 llamados.

- La Bolsa es una especie de supermercado, y las empresas cotizantes vienen a ser una especie de mercaderías en venta y los inversores son los compradores. Y comparando se ve que hay una gran cantidad de empresas cotizantes en Chile, en Colombia, en Perú, ni hablar San Pablo o México, pero hay muy pocas empresas listadas en la Argentina, apenas 90. ¿Por qué ocurre eso?

Gabbi: Hay una economía marginal muy grande y una empresa que cotiza en bolsa tiene que ser súper transparente y nadie quiere serlo. Hay que presentar balances con todos los números en orden. Pasado el blanqueo va a haber empresas que van a venir a la Bolsa. A las que vinieron últimamente les fue muy bien. Supervielle, Havanna, ahora viene el Grupo Eurnekian, con cuatro firmas, Corporación América, Compañía General de Combustibles, Unitec Blue y un holding de campos.

- Mucha gente de Argentina decide operar en el exterior por diferencias en las comisiones, ¿cuáles son las diferencias en ese sentido?

Gabbi: Acá las comisiones son del 0,4 o 0,5%. En EE.UU. hay algunas casas de Bolsa que hacen ofertas de paquetes y cobra 10 dólares el ticket, comprando 10 acciones o 50.000. Pero el comprador inicial de acciones es pequeño y pagar un ticket de 10 dólares significa una comisión alta.

- Hay otras cosas que asustan mucho a los compradores novatos, como el revalúo de acciones. La gente dice, no entiendo nada, no se qué cuenta hicieron.

Gabbi: La inflación da valores distintos a los activos de las empresas. En ese sentido los números de la Argentina son irreales. Y lo explico con un ejemplo: Longvie tiene cuatro fábricas que valen 30 millones de pesos. Pero cuando salga la nueva ley de revalúo, eso valdrá 2.000 millones y distribuirán acciones para validarlo. El inversor que tenga alguna duda, tiene que ir a la Comisión Nacional de Valores, el ente regulador, y tendrá las explicaciones de cada caso.

- Y el tema del pago de dividendos, ¿cómo se controla?

Gabbi: En cada empresa hay asambleas de socios, donde se decide el reparto de dividendos. Acá no hay, como en Brasil, una ley que obliga a las empresas a distribuir el 25% de sus utilidades. En los últimos años del kirchnerismo no le permitían a las empresas distribuir los dividendos, solo lo hacían las firmas de capital nacional, y muy poquito. En los próximos meses vamos a tener pagos de dividendos importantes. La Comisión de Valores vigila eso.

- En el mundo se supone que los organismos tienen independencia del Poder Ejecutivo.

Gabbi: Acá también.

- ¿Cuánto tiempo hace que usted es Presidente de la Bolsa?

Gabbi: Tres años, después de 51 años de inversor.

- Usted llegó a la Bolsa en un mundo kichnerista. ¿Qué trabas le puso la coyuntura política a sus primeros años de gestión?

Gabbi: El costo argentino y el populismo hacen casi imposible un mercado de capitales. Lo de la Argentina ha sido un misterio, la Bolsa pudo haber desaparecido. Las Bolsas de Caracas y de Quito son cero. Hoy tenemos un Gobierno pro mercado. Pero primero tiene que resolver sus propios problemas. Macri cometió un error garrafal: no haber dicho el primer día cuál era la situación real. Vengo de reunirme en la Federación Mundial de Bolsas, hacía diez años que no íbamos, porque para qué, si éramos el hazmerreír. Me convocaron y tengo entrevistas con 29 titulares de otros mercados que quieren entrevistas, quieren saber qué pasa ahora en este país.

- La Federación de Bolsas dio una estadística, donde quedó en evidencia que la Bolsa argentina es inexistente, está detrás de Colombia y de Perú...

Gabbi: Somos un tamaño ridículo. Antes la Argentina estaba por encima de todos. La destrucción que hizo el kirchnerismo es mucho más grande que ideológica. Fue destrucción en el día a día. Cuando uno ve la forma en la que han robado, no les importó un carajo. Este señor Scioli, cómo se va a ir con una mina a Punta Cana, si sabe que lo van a ver, quería que lo vieran. Este es un país difícil de explicar. Las instituciones quedaron. Yo hablé muchas veces con Trump, y debajo de Trump están las instituciones. España hace un año y medio que no tiene Gobierno, pero en este período tuvo un muy buen año y medio, salió de la crisis, empezó a crecer. La semana pasada tuvimos en Casa de Gobierno una reunión con el Grupo de los Seis, y da gusto. Yo estoy de Daer o de Gerardo Martínez a 500 kilómetros en cómo pensamos, pero lo que vemos del país no es tan distinto. Y de buena fe nos podemos poner de acuerdo. Daer me decía, no puedo creer que el presidente de la Bolsa sea un tipo tan abierto. Y yo le dije, no puedo creer que vos, que te veo tan energúmeno en la televisión, seas tan razonable. Los argentinos individualmente somos mucho mejores que en conjunto. Donde usted vaya, está Argentina. El Papa es argentino, en la Nasa, Malcorra casi llega a Naciones Unidas, en futbol, en tenis... Si dominamos los egos lo logramos. Somos complicados, pero la Argentina está.

- Qué le recomienda a Macri en esta difícil coyuntura.

Gabbi: Primero decir la verdad. Este no es un pueblo estúpido. Entre Aníbal Fernández y María Eugenia Vidal, eligió a Vidal. O entre Scioli y Macri eligió a Macri. Y no me va a decir que la mayoría de los argentinos es pro Macri. No. Lo que ocurre es que había que votarlo a Scioli o a Aníbal Fernández. Hay que decir la verdad. Acá se robaron todo y vamos a hacer un esfuerzo. No querer seguir haciendo populismo, cuando el populismo es malo en todas partes del mundo.

- Va a ser difícil volver a expandir este mercado...

Gabbi: Ojo, acá tenemos 15.000 pymes que operan con cheques de pago diferido, un instrumento solamente conocido en la Argentina. Cuando voy a la reunión de la Federación de Bolsas y cuento que hay 15.000 pymes se agarran la cabeza. Del total que operamos, el 90% son títulos públicos y 10% títulos privados, y los cheques están dentro de títulos privados.

- Qué cree que va a pasar con Trump...

Gabbi: Trump no va a hacer el muro de México. No va a romper con China. No va a romper con América latina. Romper con México es perjudicar al mejor cliente que tiene Estados Unidos. Adentro de México la mayor parte de lo que se vende es de origen norteamericano. No se va a pelear con Beijing: el 45% de los títulos emitidos por EE.UU. los tiene China.

- O sea, fueron solo ladridos y todo lo que dijo en campaña va a quedar en la nada?

Gabbi: No, todo no. Va ser duro. A Cuba le va a decir que no siguen con la reforma si no hay elecciones. Va a imponer cosas. De los países latinoamericanos, quién puede estar más cerca de Trump, Brasil y Argentina. No va a estar Evo, ni Bachelet, a la que le está yendo bastante mal.

- Qué está provocando internet en el negocio bursátil?

Gabbi: Está cambiando todo brutalmente. Hay mucha mas gente que puede entrar, que puede conocer temas. Antes un balance tardaba un tiempo en publicarse, ahora está en un segundo y medio, de un modo mucho más transparente. Y en unos 90 días vamos a tener el nuevo mercado, llamado BYMA, Bolsas y Mercados Argentinos, se va a poder operar por internet directo. El agente le permitirá operar libremente por hasta un monto determinado, sin que el agente de Bolsa se entere. Si compra hasta 50.000 pesos todo estará abierto. Si quiere comprar por 51.000 la máquina le dirá, no está habilitado para ese monto. Esto estará listo para el primer semestre de 2017. Ya está comprado el sistema millenium, que es mismo sistema que tiene la Bolsa de Londres. La Caja de Valores invirtió 8 millones de dólares en eso.

- Cómo hace un novato para saber qué banco o qué agente de Bolsa elegir para negociar?

Gabbi: El Mercado de Valores tiene el listado. Todos tienen buen historial. La comisión puede ser diferente. Es razonable que pague diferente tasa el que invierte 10.000 pesos respecto del que invierte un millón. Para que esto se conozca, hay que dar a publicidad que existimos. La Bolsa tiene 162 años y la entidad ha vivido prácticamente igual. La Bolsa fue el mejor negocio de los últimos 30 años, de los últimos 20, de los últimos 10. Tome el parámetro que tome. El que sabe esperar, siempre gana. Es muy importante mirar los balances, asesorarse. Hay que definir qué tipo de inversor quiere ser cada persona, alto riesgo, bajo riesgo. El que invierte en un plazo fijo, va ganando algo todos los días. El que compra un departamento, no sabe lo que vale, tiene los ladrillos. En la Bolsa uno mira todo el tiempo y sabe lo que tiene. A lo mejor un día la Bolsa baja 2% y tengo menos que ayer. Mi esposa que está hace 47 años al lado mío siempre me pregunta estamos fundidos o estamos bien. Hay que pensar en el largo plazo. Yo no soy timbero, miro en el largo plazo. Esto es algo serio. Si se sabe elegir el papel y si se compra en el momento adecuado se puede ganar muy buen dinero.

Pulse para volver a la pagina principal