Luis Varela

SABER INVERTIR

Edición en línea del Viernes 29 de noviembre de 2019

 

 

EL EMPLEO PÚBLICO CRECIÓ MUCHO MÁS EN PROVINCIAS QUE EN NACIÓN Y MUNICIPIOS

 

Empleo público, un ancla que no lleva a la felicidad

Escribe LUÍS VARELA
luisalbertovarela@hotmail.com

Con muy pocas excepciones, la economía mundial está viviendo en estos tiempos un momento ciertamente complicado, con naciones entrando en tironeos interminables, tratando de modificar los términos de intercambio, buscando que alguien pague las cuentas y que cada quien realice algún tipo de tarea.

La cuestión del mantenimiento de los gastos diarios tiene características diversas en cada región, y está muy ligada a la configuración inicial de cada sociedad. Hay grupos de pertenencia que se iniciaron con pocos dueños de grandes vastedades y mucha gente pobre de toda pobreza, obligada a realizar trabajos prácticamente de servidumbre. Otras naciones, en cambio, tuvieron un origen con la propiedad un poco más repartida, y eso evitó el abuso excesivo de los ricos sobre los pobres.

Por citar dos ejemplos claramente contrapuestos, la Argentina y Estados Unidos tienen configuraciones iniciales completamente diferentes. En ambas naciones el motor de origen fue el ejército, tomando las tierras prácticamente desiertas, habitadas hasta ese momento poblaciones originales relativamente escasas y poco desarrolladas. En EE.UU. el reparto de esas tierras fue en miles de pequeñas parcelas. En la Argentina, en cambio, ese reparto de la tierra fue entre pocas familias con enormes extensiones.

Por esa razón, el desarrollo de las cosas devino en que en Estados Unidos la sociedad está dividida esencialmente en tres grandes grupos: los que tienen actividad privada, los que tienen actividad vinculada al sector público y los pobres, que no tienen ningún tipo de actividad. En la Argentina, en cambio, hay cuatro grupos bien definidos: los privados con posiciones monopólicas originales, los privados, los vinculados al sector público y los pobres de toda pobreza.

Para limar los desequilibrios en todos los sectores, se desarrollaron los sindicatos, que presionan para que los privados que tienen desarrollos exitosos repartan una parte de las fortunas que van logrando. Pero en el sector público, esos sindicatos entraron en una deformación, y le exigen al sector privado que pague por el servicio estatal, habiendo logrado o no utilidades en su propia actividad, llevando a la quiebra a muchos privados que lo logran desarrollarse.

Y eso se explica con un ejemplo sencillo, que puede repetirse en infinidad de sectores. El Estado desarrolla por ejemplo una ruta entre dos ciudades y ubica en ese desarrollo un peaje, con 100 empleados públicos que lo atienden. Por esa ruta viajan las personas. Si esas personas tienen dinero para pagar el peaje y el mantenimiento de esos empleados públicos, todo funciona bien. Pero si no lo tienen empiezan los problemas. Los empleados del peaje hacen un paro, se bloquea la ruta, los privados que tienen que conectarse no tienen posibilidad, y entramos en un círculo cerrado que termina en un infarto.

Además de eso, está la política. Los políticos para llegar a cargos relevantes tienen que ser votados. Para ser votados, tienen que repartir bienestar. Y, en consecuencia, llegan a los puestos altos los que más dinero gastan y reparten. El Estado termina gastando más de lo que recauda, se empieza a tomar deuda para cubrir los compromisos, y sabemos como termina.

En sociedades que se van desarrollando, los privados van generando ideas, aveces exitosas, aveces no. Esas ideas generan ingresos, esos ingresos pagan impuestos, y cubren los gastos de toda la sociedad. Pero cuando esos impuestos son muy altos, los privados primero empiezan a evadir y si son muy presionados, simple, emigran, y la sociedad se queda con menos gente que tiene iniciativa para inventar cosas. Se empobrece.

De ese modo, la sociedad se va quedando con pocos emprendimientos privados y el único lugar que queda dónde poder conseguir un ingreso es el sector público. Con eso como fondo, el político, ávido de votos, entrega un cargo, la persona contratada queda atada a esa ocupación, una tarea que puede ser productiva o totalmente inútil, y la configuración social va entrando en un desvío que termina en conflictos de proporciones.

Ejemplos hay miles. Una sociedad desarrolla un pueblo, ese pueblo necesita una escuela para que se eduquen los hijos, esa escuela necesita 10 maestras, esas diez maestras necesitan 10 sueldos, trabajan 35 años, se jubilan, entran otras 10 maestras. Como la vida se extendió, hay un momento en el que hay 10 maestras en actividad y 10 maestras jubiladas. Y como la vida se va extendiendo, los privados de ese pueblo terminan, con la misma escuela, pagándole el sueldo a 30 maestras. Y si el ingreso de las maestras que están en el cargo no alcanza para cubrir los gastos, se hace un paro: se paga el sueldo a 30 maestras y los chicos no se educan. Un caos. Por eso, desarrollar una sociedad con proporción de privados y públicos es esencial para que pueda lograrse un crecimiento equilibrado y sostenible.

Y recién aquí llegamos al foco de esta publicación: conocer por cada 100 personas, cuántos privados y cuántos empleados públicos se necesitan, para que cada sociedad no entre en conflicto. O sea, saber cuánto empleo público tiene la Argentina y cuánto empleo público tienen otras naciones.

Según datos de Manuel Solanet, acaba de producirse en el último tiempo una notable variación en la cantidad de empleados públicos que tiene la Argentina, con grandes diferencias entre lo que son empleados públicos de la Nación, empleados públicos de las Provincias y empleados públicos de los Municipios. Solanet realizó tres cortes para analizar evaluaciones según tipos de administración: idenfificó cuántos empleados públicos había en cada repartición en 2003, es decir cuando el kirchnerismo recibió el poder, luego hizo el mismo mapa en 2015, cuando el kirchnerismo perdió el poder, y un último corte en diciembre del año pasado, con un dato parcial del macrismo.
 

EMPLEADOS PÚBLICOS EN LA ARGENTINA

 

Nación

Provincias

Municipios

Total

AÑO 2003

478.700

1.766.600

379.000

2.624.300

AÑO 2015

770.800

3.045.900

796.300

4.613.000

AÑO 2018

741.600

3.122.600

821.300

4.685.500

Esto significa que, según Solanet, durante el Kirchnerismo (2003-2015) en el empleo público nacional hubo un incremento de 24.342 empleados por año, en las provincias ese empleo creció en 106.608 empleados por año y en los Municipios la expansión anual fue de 34.775 empleados. En cambio en tres años de Macrismo (2016-2018), el empleo público nacional disminuyó en 9.733 empleados al año, el empleo de las provincias creció en 25.567 empleados anuales y en los municipios la expansión fue de 8.333 empleados cada tres meses. Con lo cual se ve con claridad que el foco de la expansión, tanto con el kirchnerismo como con el macrismo, no estuvo en la Nación o en los Municipios, sino en las Provincias.
 

VARIACIÓN ANUAL DE EMPLEOS PUBLICOS POR JURISDICCIÓN

 

Nación

Provincias

Municipios

Total

Kirchnerismo

24342

106608

34775

165725

Macrismo

-9733

25567

8333

24167


En la suma total, según Solanet el mandato kirchnetista derivó en que cada año hubo un crecimiento de 165.725 personas que pasaron a tener una posición en el empleo público, mientras que en el macrismo ese crecimiento se redujo a 24.167 personas. Si la sociedad tiene actividad y dinero para pagar ese ingreso, no habría inconvenientes. Pero cuando la actividad se reduce, y además hay inflación, y la inflación plantea que hay que pagar sí o si los salarios públicos ajustados por inflación, la economía termina en un infarto, como sucedió.

Y para entender más profundamente el grado del problema, podemos comparar la evolución total de la población, la evolución de la población económicamente activa y la evolución de las personas que se vieron obligadas a terminar trabajando para el sector público, y sus relaciones entre si. Se desprende que en el año 2003 en la Argentina había 6,92 empleados públicos por cada 100 habitantes mientras que en 2016 se llegó a un pico de 11,05 empleados públicos por cada 100 habitantes y a fines de 2018 esa relación disminuyó a 10,76 empleados públicos por habitante. Pero si se compara la relación entre empleados públicos con la población económicamente activa, la relación es todavía más alarmante: en 2003 había 15,16 empleados públicos por cada 100 ocupados, en 2015 se alcanzaron 24,25 empleados públicos por cada 100 ocupados y en 2018 esa proporcion cesó a 23,10 empleados públicos por cada 100 ocupados.
 

EMPLEO PÚBLICO EN LA ARGENTINA

Año

Población total (en millones)

Pob económ activa (en mill)

Empleados públicos (en mill)

2003

37,87

17,28

2,62

2004

38,23

17,72

2,72

2005

38,59

17,65

2,89

2006

38,97

18,03

3,00

2007

39,36

18,14

3,18

2008

39,75

18,23

3,34

2009

40,13

18,5

3,52

2010

40,52

18,62

3,68

2011

40,9

18,92

3,86

2012

41,28

19,09

4,01

2013

41,66

19,16

4,24

2014

42,04

18,89

4,36

2015

42,4

19,01

4,61

2016

42,8

19,58

4,73

2017

43,2

19,83

4,73

2018

43,6

20,3

4,69


O sea, según la foto de diciembre del año pasado, cada 100 personas ocupadas tienen que pagarle el sueldo a 23 empleados públicos, que reclaman que su ingreso se ajuste por inflación, sin importar que el Estado tenga superávit fiscal para poder pagar su sueldo. Y, como sabemos, debido a que la Argentina arrastra déficit fiscal desde hace varios años, esa diferencia y ese ajuste por inflación se viene pagando, cada vez con más conflicto y cada vez con más endeudamiento, llevándonos a un verdadero callejón sin salida.

¿Cuáles son los números de la Argentina respecto de lo que pasa en otros países? Para la OCDE, los países que lideran el ranking de los Estados con más empleados públicos son los nórdicos como Dinamarca, Noruega y Suecia quienes registran niveles iguales o superiores al 30% como porcentaje del empleo total. En ese sentido, Dinamarca y Noruega rozan el 35%, mientras que Finlandia el 28 por ciento. Por su parte, Argentina es el país con más empleo público de la región, con una proporción del 23% sobre población activa. Por otro lado los países asiáticos y latinoamericanos, entre ellos Chile y México, registran los menores valores para este indicador, con aproximadamente un 10% en ambos casos.

 

EMPLEO PÚBLICO SOBRE PEA SEGÚN OCDE

Año

2007

2011

2015

2016

2017

Argentina

17,53

20,4

24,25

24,16

23,85

Austria

16,92

16,9

16,94

16,91

16,82

Bélgica

18,47

18,64

18,56

18,41

18,2

Canadá

19,13

19,69

19,34

19,42

19,38

Republica checa

16,18

16,3

16,19

16,22

16,46

Dinamarca

28,33

29,89

29,13

28,49

28,02

Estonia

20,73

22,74

22,99

22,79

20,97

Finlandia

24,59

25

24,71

24,42

24,29

Francia

22,35

22,19

22,17

22,09

21,91

Alemania

11,33

10,96

10,56

10,5

10,49

Grecia

17,99

18,86

17,81

17,82

17,7

Hungría

18,81

20,43

22,05

21,55

20,58

Irlanda

14,61

16,17

14,89

14,76

14,86

Israel

22,61

21,93

20,02

19,68

19,72

Italia

14,5

14,1

13,8

13,67

13,43

Japón

6,09

6,06

5,94

5,93

5,89

Corea

,,

6,65

7,6

7,6

7,7

Letonia

19,47

21,59

20,05

19,81

19,93

Lituania

23,28

24,89

22,84

22,27

22,16

Luxemburgo

11,12

12,35

12,39

12,24

12,18

Mexico

11,18

14,09

14,18

13,98

,,

Países Bajos

12,81

13

12,49

12,31

11,95

Noruega

29,03

29,89

30,03

30,3

30,34

Polonia

15,9

16,32

16,98

16,68

15,84

Portugal

14,49

15,04

14,84

14,71

14,38

Repúbli Eslovaca

19,38

19,38

19,37

18,97

18,69

Eslovenia

15,37

17,44

17,4

17,3

17,11

España

13,36

15,61

15,66

15,38

15,3

Suecia

30,26

28,5

28,66

28,94

28,83

Suiza

,,

9,85

10,09

10,12

,,

Turquía

13,09

12,29

11,18

11,18

10,77

Reino Unido

19,2

18,98

16,43

16,14

16,01

Estados Unidos

,,

16,64

15,39

15,27

15,15

 
La situación es ciertamente compleja. En el difícil camino para llegar a la felicidad, cada persona va buscando un quehacer diario que le provoque la sensación de realización, de concreción de una tarea útil, para sí mismo y para los demás. Si una persona, obligada por una tremenda coyuntura económica termina trabajando en una tarea que no le satisface, el camino hacia la felicidad queda eliminado. Una persona que desarrolla una tarea según su inventiva, y le funciona, tiene más chance de alcanzar una zona de mayor bienestar espiritual. Pero una persona que está obligado a trabajar para otros en algo que no le satisface, tiene el mapa de su vida apuntando, sin lugar a dudas, a un callejón sin salida.

Cuando veo, en muchas esquinas, a esos chicos y chicas con uniformes celestes y amarillos que puso Rodriguez Larreta en los puntos conflictivos del tránsito, veo caras tristes y sin destino. Si no contribuimos a que esas personas inicien la aventura de realizar sus propios caminos individuales, las chances de acercarse a la felicidad estarán coartadas. En pocos días se inicia el Gobierno de Alberto Fernández, una cabeza que alguna vez le dijo a Cristina Kirchner que estaba equivocada, y por no tener poder político se tuvo que ir. Ahora el Presidente será él, pero Cristina sigue teniendo claramente el poder político. ¿Qué pasará desde ahora? Veremos...

Pulse para volver a la pagina principal