Luis Varela

SABER INVERTIR

Edición en línea del martes 15 de octubre de 2019

QUE LAS DEUDAS LAS PAGUEN LOS OTROS

 

Alberto sabe que mintió

 

Escribe LUIS VARELA
luisalbertovarela@hotmail.com

 

Corren días decisivos en la Argentina. Cada persona nacida en esta tierra se apresta a decidir por quién vota. El 27 de octubre, dentro de apenas 12 días, se decidirá quién será el Presidente del país entre el 10 de diciembre de 2019 y el 10 de diciembre de 2023. Son 12 días importantísimos, donde debe primar la reflexión.

A la Argentina le va mal desde hace muchísimo tiempo. Para definir desde qué año nos va mal, cada persona elige fecha según su convicción política. Unos dicen que estamos hundidos desde la crisis del 30, porque Yrigoyen no supo resolver la economía tras la caída de Wall Street. Otros afirman que la debacle comenzó con Perón, en el 45. Y otros apuntan contra los militares, cuando lo echaron el 1955.

Siempre hay alguien para culpar. Los radicales culpan a los peronistas. Los peronistas culpan a los milicos. Los milicos culpan a la izquierda. Y la izquierda culpa a los yankees. Pero, en realidad, una gran parte de la culpa la tenemos nosotros todos, los argentinos, que nos equivocamos a la hora de meter el voto en la urna, poniendo a cargo a alguien que no supo gobernar o que se benefició a si mismo, o a los suyos, sin arreglar ni un ápice los problemas de todos.

Formosa es por PBI una de las provincias más pobres de la Argentina. El nivel de desarrollo de su población es claramente inferior al de otras provincias. Hay rincones de ese territorio donde el retraso es gigantesco. Los formoseños culpan a vaya a saber quién de su condición. Pero, ¿quién dirige los destinos de Formosa de manera inalterable desde hace tres décadas? Gildo Insfrán. ¿Desde cuándo? Arrancó como vicegobernador en 1987. Se convirtió en gobernador en 1995. Y aún está en el poder. Está al mando desde hace 32 años. Entró en el cargo a los 36 años y hasta hoy, con 68, tiene tres hijos, posiblemente alguno lo suceda. ¿Tendrá la culpa Yrigoyen? ¿Perón? ¿Los milicos?

En una nota publicada la semana pasada titulada ¿Macri pagó un favor?, pusimos en blanco sobre negro que el Gobierno actual benefició a las automotrices permitiéndoles importar autos a dos manos, generando una situación sospechosa porque la familia Macri había llegado al poder a través del negocio del auto. Con eso quisimos llamar a la reflexión. Quisimos hacer pensar a todos, miren a quién votan.

Y hoy, para seguir en la misma línea, queremos denunciar que en el debate presidencial de este domingo Alberto Fernández sabe que mintió. Con dedo acusador, como si estuviera en una riña de gallos, le dijo a Macri: “De 39.000 millones de dólares que nos prestó el FMI, 30.000 millones se los llevaron sus amigos”.

Y esa frase es claramente un engaño. ¿Por qué? Me lo advirtió un abuelo, seguidor de
Saber Invertir. Me lo mandó por un mensaje desde su celular (Uy, este abuelo tiene celular...). Cuando recibí su mensaje no podía parar de reirme, por no llorar. ¿De qué se trata? Veamos:

La semana pasada el Gobierno de Macri pagó puntualmente una cuota semestral de un bono emitido por Cristina Kirchner: el Bonar 2020 (AO20). Este pago se hizo con plata del FMI, ya que las reservas están exhaustas. Es un papel en el que muchos argentinos invirtieron, como si fuera un plazo fijo largo, un plazo fijo a 5 años, ofrecía buena renta, y no había que ir al banco cada 10 minutos.

Uno de los que compró ese bono pudo haberse llamado Alberto Fernández, hay miles de argentinos que se llaman así. El martes pasado cobró los dólares de la renta, y ¿qué hizo? Fue al banco, y los retiró. ¿Por qué los sacó? Por temor a que si los deja en el banco el Gobierno que viene se los retenga, y le de a cambio un Plan Bónex, como pasó varias veces en la Argentina.

O sea, el hipotético Alberto Fernández, que no es amigo de Macri, fugó los dólares. ¿Qué hizo con los billetes? Los pudo haber mandado al exterior, o los pudo haber metido en una caja fuerte. O debajo de su colchón. El caso es que los sacó del sistema.

Esta semana, la ex Presidenta Cristina Kirchner dijo "Las deudas se pagan, pero que la paguen los que más se la llevaron". Es altamente posible que con esto apunte a que la paguen los que tienen dólares depositados en el exterior, los que blanquearon. Ya que es imposible que encuentren los dólares de las cajas fuertes y los dólares del colchón.

Por todas estas cosas, los argentinos tenemos que pensar muy bien a quién votamos, a quién ponemos a cargo. Porque no se trata del dinero pasado, sino del dinero futuro. Si ahora se busca una solución temporaria con el dinero blanqueado, nunca más se va a blanquear absolutamente nada. Desde que Macri puso el cepito para que los billetes no salgan, no entró un solo dólar.

Hace unos días un seguidor kirchnerista, que me critica cada nota como si fuera Roberto Perfumo, me preguntó si sabía cuál es el tope para no pagar Ganancias. Lo contacté con un contador, pero le pregunté cuál era su problema. Y me dijo: "No quiero figurar, porque los hijos de puta de la AFIP me quieren meter en sus listas". Por eso me confesó que pide que las cuentas se las paguen en efectivo, y ahorra en dólares, en el blue, y los mete debajo de una maceta. Pero, claro, está de acuerdo con que Alberto ponga más impuesto a la riqueza, "que paguen los que tienen, hijos de puta...".

 

Informe exclusivo para suscriptores

 

solicite la suscripción hasta julio o pida información sobre oferta especial

 

saberinvertir@gmail.com

 

Pulse      para volver a la pagina principal