Luis Varela

SABER INVERTIR

Edición en línea del Martes 3 de setiembre de 2019

 

 

EL FONDO DEFINE Y WALL STREET DEBE CONFIRMAR

 

Horas cruciales

Escribe LUÍS VARELA
luisalbertovarela@hotmail.com

Muchas veces, la toma de conciencia de la realidad es muy difícil.

La Argentina tiene un nivel de gasto público estructural que el nivel de creación de riqueza no puede sostener.

Desde hace años, como la creación de riqueza no vino aumentando, el sector público fue subiendo la presión impositiva cada vez mas.

Es tanto lo que se tiene que pagar de impuestos que una persona nueva que tiene que iniciar una empresa nueva debe elegir dónde realizarla, y opta por congretarla en otra parte.

Hasta hace unos años teníamos tres financiamientos para cubrir gastos: el genuino global, el genuino local y el FMI.

El genuino global se percató de que no hay escenario en el país para que la creación de riqueza aumente, y dejó de prestarnos.

En 2015 llegó un Presidente que prometía bajar el gasto y bajar los impuestos, pero no lo hizo. Y le quedó solamente el financiamiento genuino local y el FMI.

Con las PASO quedó en evidencia que hay dos candidatos con posibilidades de conducir el período 2019-2023: Alberto Fernández (con el kirchnerismo y el peronismo atrás) y Macri.

Fue tan grande el apoyo a Alberto Fernández, que el financiamiento genuino local se terminó: los inversores argentinos no pondrán un solo centavo de dinero nuevo para financiar al país.

Y desde ahí, el Fondo, que venía financiando a Macri desde hace un año y medio, dejó de dar sus comunicados de apoyo, a pesar de que faltan hipotéticamente dos cuotas del plan acordado hasta ahora.

Ayer, en plena corrida, el Presidente Macri comenzó a iniciar una sucesión de medidas que bloquean a los capitales pero que siguen sin arreglar el problema.

Le puso un cepo a las operaciones de más de 10.000 dólares por mes. Y cortó una sucesión de pagos contado en pesos, que si eran realizados, en plena corrida del dólar, nos hubieran llevado a la hiperinflación, con retroalimentación destructiva.

Por eso hizo un default de Letes, Lecaps y Lecer. Y, además, hay otros cortes graves detrás: la ANSeS, que venía jubilando y realizando pagos normalmente, tiene un cartel que dice, su operación está aprobada, pero falta el acuerdo definitivo.

Con ese marco, en una rueda de ilusión, ayer bajó el dólar encorsetado, el oficial, pero el dólar real, el blue y el contado con liquidación siguieron sin retroceder.

Y subieron los bonos y las acciones, pero todo encorsetado, sin volumen, porque no hubo negocios en Nueva York, por el feriado por el Labor Day.

Pero anoche llegó otra novedad, que seguramente afectará al mercado de hoy: Italia, Suecia y Holanda se oponen a que el Fondo desembolse dentro de 12 días, tal como estaba acordado, el desembolso de 5.400 millones de dólares.

Inocentemente, una parte de la oposición titulará, el Fondo le bajó el pulgar a Macri. Cuando en realidad debería decirse, el Fondo le baja el pulgar a la Argentina que no pone en equilibrio el gasto y la creación de riqueza.

Esa novedad paralizó el corazón del Gobierno y la oposición, que están discutiendo en el Congreso las condiciones del reperfilamiento de la deuda: que se paga tal como se firmó y a qué se le hace pito catalán.

Con ese marco, Macri habló con Alberto Fernández, y la situación es tan extrema que el candidato que más votos sacó, y que vive con un perro en un departamento prestado en Puerto Madero, se fue a dar clases a Madrid. ¿El país se incendia y se va a dar clases?

Esto que sucede ocurre porque Macri tampoco bajó el gasto público. Y el candidato más elegido ganó los votos porque promete no bajarlos, seguir viviendo en un mundo en el que los gastos los paga otro.

Y el problema no es la deuda, los bonos adeudados, sino la plata futura. Si no se baja el gasto y se cumple con lo adeudado, el financiamiento futuro será cero. Será cero el financiamiento global, el local y también el FMI.

Si hay otro default, entraremos en recesión, sin financiamiento. No habrá crecimiento alguno. Y pasaremos largo tiempo, años, cruzando el desierto. Por lo que, en definitiva, el gasto público terminará bajando de manera caótica.

En unas horas Wall Street abre normalmente. Allí se verá si los inversores globales compran bonos y acciones, sabiendo ya que es probable que la próxima cuota del FMI no llegue. Hay que seguir los negocios de hoy con los ojos bien abiertos.

Pulse para volver a la pagina principal